viernes, 7 de abril de 2017

LAS VIÑAS DE NAPA VALLEY, de Nora Roberts



Resultado de imagen de las viñas de napa valley


SINOPSIS:


Desde hace tres generaciones, los vinos de la bodega Giambelli gozan del mayor prestigio a nivel internacional. Ahora se vislumbran grandes cambios en el horizonte. Teresa, la matriarca de la familia, ha anunciado una fusión con la empresa de su actual marido, las bodegas MacMillan. Su decisión provoca ambiciones y recelos, en especial entre su nieta y principal heredera, Sophia, y el joven Tyler MacMillan, obligados a trabajar juntos a pesar del desprecio mutuo que inicialmente se profesan. Pero, además, ha encendido una desesperada lucha de poder dentro de la propia familia Giambelli… y el desenlace podría ser mortal para algunos de sus miembros.
Una apasionada novela, ambientada en los viñedos de California, que une amor, intriga y traiciones en el gran mundo de los negocios.

Resultado de imagen de nora roberts

Alguna vez os he comentado que soy una romántica incorregible, aunque poco aficionada a leer novelas de amor en las que el protagonista es siempre el más guapo, el más musculoso y el más rico; sino que más bien me inclino por libros que, de alguna manera, dejan una huella imborrable en el corazón, como El amor en los tiempos del cólera, o El cuaderno de Noah, por ejemplo.

Pero a veces, después de una novela histórica, densa, con un argumento que acapara tu atención hasta el final, se hace necesario leer algo más "ligero", que no incite a pensar demasiado en situaciones, épocas, tramas, etc... y para esos casos, casi siempre me decanto por Nora Roberts, Judith McNaught, Bárbara Wood o Danielle Steel, entre otras.

Las viñas de Napa Valley (de Nora Roberts) es una novela muy amena, en la que la autora ha conseguido aunar misterio y romanticismo en una historia que, desde el principio, te induce a descubrir qué se esconde bajo el secreto de una gran familia, en la que la pugna por el dinero y el poder les obliga a sacar lo peor de cada uno, sin escrúpulos ni contemplaciones. 
Y todo ello sin que ambos géneros decaigan a lo largo de toda la narración.

Ese es uno de los principales motivos por los que me gusta Nora Roberts, pues una vez que te adentras en una de sus novelas, desarrolla las distintas historias a través de diferentes personajes, que, sin apenas darnos cuenta, se interrelacionan de manera extraordinaria, sin que unos cobren más importancia en detrimento de otros.

Es lo que ocurre en "Las viñas de Napa Valley", cuyo resultado es una obra entretenida y perfectamente ambientada, con unos diálogos magistrales, con el estilo tan propio de Nora Roberts.

La forma en la que la autora desarrolla un argumento muy bien planteado y definido, deja pocos hilos al azar y, a través de una prosa muy sencilla y cercana, nos adentra en un sinfín de situaciones comprometidas, que resuelve a la perfección.

Nora Roberts es una autora que me encanta, porque se documenta muy bien sobre los lugares y las épocas en las que se desarrollarán sus novelas, las cuales versan sobre diferentes temas, aportando un toque de misterio para que despierten interés hasta el final, y que los desenlaces, muchas veces, resulten inesperados.

Cuida mucho a los personajes, aunque siempre destacan los protagonistas principales, el resto de los mismos se mueve con soltura a lo largo de la narración y cobran gran relevancia, de manera que su presencia en la obra resulta justificada y necesaria.

A veces, en las novelas románticas de suspense, es difícil destacar más una parte que otra, y en muchas ocasiones el resultado es una obra mediocre que apenas sobresale, pero "Las viñas de Napa Valley" marca una gran diferencia, pues supone una novela totalmente recomendable, que merece la pena leer y disfrutar.





miércoles, 18 de enero de 2017

EL NIÑO CON EL PIJAMA DE RAYAS, de John Boyne




Resultado de imagen de el niño con el pijama de rayas





SINOPSIS


Aunque el uso habitual de un texto como éste es describir las características de la obra, por una vez nos tomaremos la libertad de hacer una excepción a la norma establecida. No sólo porque el libro que tienes en tus manos es muy difícil de definir, sino porque estamos convencidos de que explicar su contenido estropearía la experiencia de la lectura.
Creemos que es importante empezar esta novela sin saber de qué trata.

No obstante, si decides embarcarte en la aventura, debes saber que acompañarás a Bruno, un niño de nueve años, cuando se muda con su familia a una casa junto a una cerca. Cercas como ésa existen en muchos sitios del mundo, sólo deseamos que no te encuentres nunca con una. Por último, cabe aclarar que este libro no es sólo para adultos; también lo pueden leer, y sería recomendable que lo hicieran, niños a partir de los trece años de edad.

El editor.



Resultado de imagen de john boyne




"El niño con el pijama de rayas" es una novela tierna, de fácil lectura y asequible tanto para jóvenes como adultos. Un libro que narra una historia entrañable donde la amistad cobra un valor muy especial, en una época en la que la vida de algunas personas vale muy poco.

Ésta es la primera novela que leí de John Boyne y, al contrario que otras posteriores que escribió, me gustó mucho.

A través de un lenguaje sencillo y un argumento en el que se han basado muchas novelas sobre esa época, John Boyne nos invita a reflexionar sobre la inocencia en la que vive un niño, al margen de lo que ocurre a su alrededor. 

La amistad que se forja entre Bruno, el hijo de nueve años de un comandante nazi, y Shmuel, un niño judío que trata de sobrevivir en Auschwitz, a la espera de ser exterminado junto a su familia, no entiende de ideales, ni de racismo. 

Resulta conmovedora la forma la forma en la que el autor describe a Bruno, como un personaje dulce y cercano, que valora la amistad de Shmuel por encima de todo, y desconoce el alcance de la situación que vive su amigo, así como el aberrante trabajo al que se dedica su padre. 

Su entrega y generosidad le incitan a ayudar a su compañero de confidencias, y sin vacilar, se adentra en el campo de concentración, con unas ropas que le facilita Shmuel, el niño judío, con el fin de encontrar a su padre, desaparecido desde hace días.

Ese acto de valentía y altruismo le servirá para comprender cómo pueden ser de diferentes las vidas de ambos, y le conducirá a un desenlace que jamás habría esperado.

Me ha impactado cómo John Boyne acomete el final de la novela, con una lección de humanidad para el padre de Bruno, que le obliga a abrir los ojos y darse cuenta del horror de sus actos. 

Sin duda, os recomiendo "El niño con el pijama de rayas", una novela que no os resultará indiferente.